5 p0siciones mas adictivas #3 querrás mas y mas…

Posiciones Sentados

En las posturas sentados, la mujer realiza casi todo el trabajo y el hombre es el invitado, lo cual estimula de sobremanera a la mujer. Las posturas sentados están cargadas de erotismo, son divertidas, acrobáticas o juveniles, depende de la cómo lo quiera enfocar cada persona.

Mujer semi echada

Mujer semi echada

La mujer se echa boca arriba levanta sus piernas y las apoya en el pecho del hombre quien está arrodillado frente a ella. Si quieres aumentar la presión sobre el pene para desarrollar el acto de una manera más sensual, la mujer debe presionar suavemente el pene apoyando sus pantorrillas sobre el hombre y juntar los muslos con fuerza, a la vez que él empuja.

Atados

La fricción se incrementa y las sensaciones son fascinantes en ambos. Se recomienda que el hombre acaricie o bese los pies de su compañera.

Atados

El hombre se sienta con las piernas cruzadas y la mujer se sienta sobre su regazo, de cara a él, pasando sus piernas alrededor de su cuerpo y apoyándose con sus pies sobre la superficie en la que se encuentren.

Esta puede ser una posición, pero si la mujer levanta una de sus piernas ligeramente, cambia la tensión que se genera entre la vagina y el pene generando mayor placer. Se recomienda que la mujer se apoye con una de sus manos para no perder el equilibrio.

Esta postura es muy sensual y romántica ya que permite que los dos se besen, se abracen y se acaricien, principalmente los senos.

La

La “V” Humana

El hombre se sienta con las piernas estiradas y levanta a la mujer (la agarra del torso) quien está sentada frente a él.

Ella debe pasar sus piernas sobre los brazos de él y el hombre debe moverla de un lado a otro o de atrás hacia delante. Se recomienda realizar esta posición con un hombre fuerte y una mujer liviana de peso.

El Columpio II

El Columpio II

Es una postura poco habitual que se asemeja a una obra de arte si se ve por fuera. El balanceo suave y rítmico es lo más importante y lo que va a producir el placer en el acto.

Los dos deben sentarse frente a frente con la pierna derecha de ella sobre el muslo izquierdo de él y la pierna derecha del hombre sobre el muslo izquierdo de la mujer. Ambos deben sujetarse de los brazos y tirar los troncos hacia atrás. Están listos para balancearse suavemente hacia delante y hacia atrás y disfrutar.

La Silla

La Silla

El hombre se sienta en una silla, de preferencia firme y con un buen respaldar y la mujer sobre él mirando hacia la misma dirección que el hombre. La mujer debe apoyar sus pies en el suelo para que suavemente pueda mecerse adelante y atrás sobre el pene.

El hombre tiene las manos libres para acariciarle a su pareja los senos, la cara o el clítoris, lo cual es muy conveniente ya que éste no está rozando con algo. Los movimientos son limitados pero es una postura muy sensual.

Posiciones Sentados

En las posturas sentados, la mujer realiza casi todo el trabajo y el hombre es el invitado, lo cual estimula de sobremanera a la mujer. Las posturas sentados están cargadas de erotismo, son divertidas, acrobáticas o juveniles, depende de la cómo lo quiera enfocar cada persona.

Mujer semi echada

Mujer semi echada

La mujer se echa boca arriba levanta sus piernas y las apoya en el pecho del hombre quien está arrodillado frente a ella. Si quieres aumentar la presión sobre el pene para desarrollar el acto de una manera más sensual, la mujer debe presionar suavemente el pene apoyando sus pantorrillas sobre el hombre y juntar los muslos con fuerza, a la vez que él empuja.

Atados

La fricción se incrementa y las sensaciones son fascinantes en ambos. Se recomienda que el hombre acaricie o bese los pies de su compañera.

Atados

El hombre se sienta con las piernas cruzadas y la mujer se sienta sobre su regazo, de cara a él, pasando sus piernas alrededor de su cuerpo y apoyándose con sus pies sobre la superficie en la que se encuentren.

Esta puede ser una posición, pero si la mujer levanta una de sus piernas ligeramente, cambia la tensión que se genera entre la vagina y el pene generando mayor placer. Se recomienda que la mujer se apoye con una de sus manos para no perder el equilibrio.

Esta postura es muy sensual y romántica ya que permite que los dos se besen, se abracen y se acaricien, principalmente los senos.

La

La “V” Humana

El hombre se sienta con las piernas estiradas y levanta a la mujer (la agarra del torso) quien está sentada frente a él.

Ella debe pasar sus piernas sobre los brazos de él y el hombre debe moverla de un lado a otro o de atrás hacia delante. Se recomienda realizar esta posición con un hombre fuerte y una mujer liviana de peso.

El Columpio II

El Columpio II

Es una postura poco habitual que se asemeja a una obra de arte si se ve por fuera. El balanceo suave y rítmico es lo más importante y lo que va a producir el placer en el acto.

Los dos deben sentarse frente a frente con la pierna derecha de ella sobre el muslo izquierdo de él y la pierna derecha del hombre sobre el muslo izquierdo de la mujer. Ambos deben sujetarse de los brazos y tirar los troncos hacia atrás. Están listos para balancearse suavemente hacia delante y hacia atrás y disfrutar.

La Silla

La Silla

El hombre se sienta en una silla, de preferencia firme y con un buen respaldar y la mujer sobre él mirando hacia la misma dirección que el hombre. La mujer debe apoyar sus pies en el suelo para que suavemente pueda mecerse adelante y atrás sobre el pene.

El hombre tiene las manos libres para acariciarle a su pareja los senos, la cara o el clítoris, lo cual es muy conveniente ya que éste no está rozando con algo. Los movimientos son limitados pero es una postura muy sensual.

Posiciones Sentados

En las posturas sentados, la mujer realiza casi todo el trabajo y el hombre es el invitado, lo cual estimula de sobremanera a la mujer. Las posturas sentados están cargadas de erotismo, son divertidas, acrobáticas o juveniles, depende de la cómo lo quiera enfocar cada persona.

Mujer semi echada

Mujer semi echada

La mujer se echa boca arriba levanta sus piernas y las apoya en el pecho del hombre quien está arrodillado frente a ella. Si quieres aumentar la presión sobre el pene para desarrollar el acto de una manera más sensual, la mujer debe presionar suavemente el pene apoyando sus pantorrillas sobre el hombre y juntar los muslos con fuerza, a la vez que él empuja.

Atados

La fricción se incrementa y las sensaciones son fascinantes en ambos. Se recomienda que el hombre acaricie o bese los pies de su compañera.

Atados

El hombre se sienta con las piernas cruzadas y la mujer se sienta sobre su regazo, de cara a él, pasando sus piernas alrededor de su cuerpo y apoyándose con sus pies sobre la superficie en la que se encuentren.

Esta puede ser una posición, pero si la mujer levanta una de sus piernas ligeramente, cambia la tensión que se genera entre la vagina y el pene generando mayor placer. Se recomienda que la mujer se apoye con una de sus manos para no perder el equilibrio.

Esta postura es muy sensual y romántica ya que permite que los dos se besen, se abracen y se acaricien, principalmente los senos.

La

La “V” Humana

El hombre se sienta con las piernas estiradas y levanta a la mujer (la agarra del torso) quien está sentada frente a él.

Ella debe pasar sus piernas sobre los brazos de él y el hombre debe moverla de un lado a otro o de atrás hacia delante. Se recomienda realizar esta posición con un hombre fuerte y una mujer liviana de peso.

El Columpio II

El Columpio II

Es una postura poco habitual que se asemeja a una obra de arte si se ve por fuera. El balanceo suave y rítmico es lo más importante y lo que va a producir el placer en el acto.

Los dos deben sentarse frente a frente con la pierna derecha de ella sobre el muslo izquierdo de él y la pierna derecha del hombre sobre el muslo izquierdo de la mujer. Ambos deben sujetarse de los brazos y tirar los troncos hacia atrás. Están listos para balancearse suavemente hacia delante y hacia atrás y disfrutar.

La Silla

La Silla

El hombre se sienta en una silla, de preferencia firme y con un buen respaldar y la mujer sobre él mirando hacia la misma dirección que el hombre. La mujer debe apoyar sus pies en el suelo para que suavemente pueda mecerse adelante y atrás sobre el pene.

El hombre tiene las manos libres para acariciarle a su pareja los senos, la cara o el clítoris, lo cual es muy conveniente ya que éste no está rozando con algo. Los movimientos son limitados pero es una postura muy sensual.

Posiciones Sentados

En las posturas sentados, la mujer realiza casi todo el trabajo y el hombre es el invitado, lo cual estimula de sobremanera a la mujer. Las posturas sentados están cargadas de erotismo, son divertidas, acrobáticas o juveniles, depende de la cómo lo quiera enfocar cada persona.

Mujer semi echada

Mujer semi echada

La mujer se echa boca arriba levanta sus piernas y las apoya en el pecho del hombre quien está arrodillado frente a ella. Si quieres aumentar la presión sobre el pene para desarrollar el acto de una manera más sensual, la mujer debe presionar suavemente el pene apoyando sus pantorrillas sobre el hombre y juntar los muslos con fuerza, a la vez que él empuja.

Atados

La fricción se incrementa y las sensaciones son fascinantes en ambos. Se recomienda que el hombre acaricie o bese los pies de su compañera.

Atados

El hombre se sienta con las piernas cruzadas y la mujer se sienta sobre su regazo, de cara a él, pasando sus piernas alrededor de su cuerpo y apoyándose con sus pies sobre la superficie en la que se encuentren.

Esta puede ser una posición, pero si la mujer levanta una de sus piernas ligeramente, cambia la tensión que se genera entre la vagina y el pene generando mayor placer. Se recomienda que la mujer se apoye con una de sus manos para no perder el equilibrio.

Esta postura es muy sensual y romántica ya que permite que los dos se besen, se abracen y se acaricien, principalmente los senos.

La

La “V” Humana

El hombre se sienta con las piernas estiradas y levanta a la mujer (la agarra del torso) quien está sentada frente a él.

Ella debe pasar sus piernas sobre los brazos de él y el hombre debe moverla de un lado a otro o de atrás hacia delante. Se recomienda realizar esta posición con un hombre fuerte y una mujer liviana de peso.

El Columpio II

El Columpio II

Es una postura poco habitual que se asemeja a una obra de arte si se ve por fuera. El balanceo suave y rítmico es lo más importante y lo que va a producir el placer en el acto.

Los dos deben sentarse frente a frente con la pierna derecha de ella sobre el muslo izquierdo de él y la pierna derecha del hombre sobre el muslo izquierdo de la mujer. Ambos deben sujetarse de los brazos y tirar los troncos hacia atrás. Están listos para balancearse suavemente hacia delante y hacia atrás y disfrutar.

La Silla

La Silla

El hombre se sienta en una silla, de preferencia firme y con un buen respaldar y la mujer sobre él mirando hacia la misma dirección que el hombre. La mujer debe apoyar sus pies en el suelo para que suavemente pueda mecerse adelante y atrás sobre el pene.

El hombre tiene las manos libres para acariciarle a su pareja los senos, la cara o el clítoris, lo cual es muy conveniente ya que éste no está rozando con algo. Los movimientos son limitados pero es una postura muy sensual.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *