Fetiche.

Aquí te mostramos posturas s3xu4les con algunos fetiches usuales

La “Estatua”

Las estatuas tienen un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirá crear sonidos y sonidos totalmente excitantes que los conduzcan directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son muy sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra la cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así tu caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus músicos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“De las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres satisfacer todavía más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así le estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

La “Estatua”

Las estatuas pueden tener un alto poder de atracción sobre los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Los dos estáis de pie. Ella está subida en él, con las piernas rodeando sus riñones y los brazos bien aferrados a su cuello. Su cabeza está alzada hacia él en signo de devoción. Él la sujeta por debajo de los brazos.

El truco del fetichista: Permanece inmóvil como una estatua y conviértete en su fetiche.

Con “Peluca”

A algunos fetichistas les fascinan las pelucas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está tumbado sobre la espalda y ella está sentada sobre él, con las rodillas en ángulo recto. Ella cabalga sobre él, presionando sus nalgas, rozando su sexo contra el suyo, besándolo apasionadamente, con los brazos levantados y ¡la melena al viento!

El truco del fetichista: En esta postura, la peluca consigue llevar el encuentro amoroso a otro nivel.

 

De “pie”

Dentro del fetichismo, el pie ocupa un lugar importante.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada sobre la espalda con las piernas levantadas y los pies colocados a ambos lados del cuello de su pareja, que está de rodillas delante de ella. Solo la cabeza y la parte alta de los hombros están apoyados sobre el colchón. Las manos de él agarran firmemente sus nalgas, buscando un mejor apoyo. Ella puede ayudarse de los brazos para darle equilibrio a lo postura y liberar las vértebras.

El truco del fetichista: Tus pies están al alcance de su boca. Deja que te bese la plantas y te chupetee los dedos. ¡Le volverá loco!

 

A toda “velocidad”

 

En Estados Unidos un nuevo fetichismo se ha puesto de moda… ¡pisar el acelerador del coche!

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está sentado en el asiento del conductor con las manos bien agarradas al volante. Ella está sentada de frente sobre él. Sus sexos, encajados el uno en el otro.

El truco del fetichista: Alquila un deportivo y deja el coche aparcado en el garaje. Como banda sonora de vuestro encuentro: el sonido de una carrera la Fórmula 1. ¡Sensaciones fuertes aseguradas!

 

“Látex”

 

El látex es el material favorito de los fetichistas.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está tumbada boca arriba y él está encima lanzándole miradas insinuantes. Los dos amantes se convierten en uno cuando ella agarra entre sus piernas una de las piernas de su pareja y envuelve su muslo con la otra.

El truco del fetichista: Para esta postura, ¡ponte látex! Así conseguirás crear roces y sonidos totalmente excitantes que os conducirán directamente al paraíso del fetichismo.

 

“óptico”

 

Una mujer con gafas de sol es una imagen a la que los fetichistas son especialmente sensibles.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está completamente tumbado y ella está tumbada encima de él al revés, con los pies contra su cabeza, ofreciendo su sexo a los besos más apasionados. Un 69 un poco “indie”.

El truco del fetichista: Ponte tus gafas de sol para entregarte a esta práctica oral en modo fetichista y estimular así su caja de fantasías. Sentir el contacto de las monturas sobre sus muslos aumentará sus potencial orgásmico.

 

“de las orejas”

 

 

Si hay otra parte de tu cuerpo a la que le debes sacar partido son tus orejas, otro de los deseos secretos del fetichista.

Versión Kamasutra, la postura clave: Él está de rodillas, sentado sobre sus muslos. Ella se encaja sobre él, dándole la espalda. En sus orejas lleva unos pendientes que tintinean poniendo ritmo a los movimientos.

El truco del fetichista: Lo bueno de esta postura es que él puede morderte fácilmente los lóbulos, algo que le provocará un inmenso placer.

 

“del trenecito”

La siderodromofilia, o fetichismo del tren, tiene que ver con la excitación asociada con el movimiento de este vehículo en marcha.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella atrapa el sexo de su pareja dentro del suyo y empieza a moverse de derecha a izquierda. ¡Intentad no adormeceros acunados por el movimiento!

El truco del fetichista: el dulce balanceo recordará al fetichista el traqueteo del tren. No hará falta que os escondáis en un vagón para obtener el efecto fetiche. Basta con que, de vez en cuando, des rienda suelta a su imaginación con algún que otro “chu chu”. ¡Le encantará!

 

“de las nalgas”

 

El fetichista suele ser particularmente sensible ante la fantasía de unas nalgas bien redondeadas. Para sacarle partido a esta parte de la anatomía nos sumergimos en el sexo más primario.

Versión Kamasutra, la postura clave: Ella está de espaldas y de rodillas, mostrando sus nalga que actúan literalmente como un imán para su pareja. Él está de rodillas y la penetra con fuerza por detrás para cabalgarla de manera salvaje.

El truco del fetichista: Si quieres quieres ayudar a otros más a tu fetichista, puedes optar por una prenda ligera que cubra todo tu cuerpo, salvo tus nalgas. Así que estarás mostrando tu voluntad por darle placer.

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *